Las diferentes formas del CANTO

¿Quién está aquí?

Desde Jamlet inculto les traigo a alguien que conocen. Es sólo para que no olviden que literatura y música conviven en nosotros. Recuerden: la mirada atenta, la que traspasa fronteras y permite que los otros sentidos se agudicen para que la OBSERVACIÓN resulte productiva y creativa.

Anuncios

La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín trae 300 escritores — QuéLeer

Hay dos ganadores del Premio Hans Christian Andersen, considerado el Nobel de la literatura infantil La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que inauguró ayer su versión 11, este año trae muchas novedades: por primera vez hay un país invitado; los asistentes tienen acceso a un buscador para saber dónde está su libro […]

a través de La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín trae 300 escritores — QuéLeer

Doble atractivo en este caso: a. recordar que existe un premio de literatura infantil y que lleva el nombre de HANS CHRISTIAN ANDERSEN; b. considerar la fiesta del Libro, en este caso de Medellín, de la misma manera que tomamos contacto con las Ferias del Libro de nuestros propios países.

Caprichos de millonarios — El Blog de Arena

En su novela de 1895, Propeller Island, Julio Verne representa un inmenso barco que navega por el océano Pacífico y el cual está habitado por millonarios. En 1999 una organización que se llamaba Freedom Ship International propuso hacer lo mismo: un barco cuatro veces más largo que el Queen Mary, de 25 pisos de altura. […]

a través de Caprichos de millonarios — El Blog de Arena

Otro sitio que ya ha estado circulando por acá. Hay que decir que habría que ampliar algo en relación con Julio Verne pero, como ya saben, hoy estoy como de maratón así que confío en que El Blog de Arena dirá todo lo necesario para ustedes. Si se quedan con curiosidad, ya pueden poner un comentario y en cuanto pueda desarrollo lo pedido.

El cuento de la isla desconocida, por José Saramago — Poecraft Hyde

Les comparto este cuento del autor portugués José Saramago. Para quien nunca haya leído este autor notará y posiblemente se le complicará al principio la falta de signos de puntuación aplicados correctamente, característica principal del estilo de Saramago. Aún así se adapta uno rápidamente. Espero que lo disfruten. – El cuento de la isla […]

a través de El cuento de la isla desconocida, por José Saramago — Poecraft Hyde

De paso, que sirva la réplica de esta entrada como un homenaje para un escritor como José Saramago. El texto al que se hace referencia marca una clara diferencia con el estilo de las obras extensas del Premio Nobel.

En este caso, la mayor brevedad en relación con los otros textos, no significa de ningún modo linealidad o sencillez. Lo que quizás parece obvio no lo ha sido tanto si consideramos que hace un par de años atrás se enviaron ejemplares de esta obra a las escuelas para que la leyeran chicos de 13 años. Ojo: sabemos que hay alumnos más lectores de lo que ciertos docentes creen, pero también hemos experimentado (quienes trabajamos en la docencia) las dificultades que pueden surgir en la comprensión lectora de un texto breve; imagínense si además se le suma un juego especial con la puntuación.

En definitiva: un texto que pasa desapercibido por ciertos adultos y también un material interesante para trabajar como desafío a quienes queremos que otros aprendan desde sus propias prácticas lectoras, aun cuando el desafío haya sido apuntalado antes con otras experiencias más ortodoxas.

Comentando: El Hombre Muerto de Horacio Quiroga — Turquoise – Blog de Literatura

¡Hola, hola! Ya volvemos a estar a Miércoles y hoy os traigo una reseña o, más bien, un comentario de una historia que he leído recientemente. La pasada semana empecé un curso intensivo (durante el mes de Julio) de cuento corto, para aprender las bases del cuento y poder (por fin) lanzarme a escribir alguna […]

a través de Comentando: El Hombre Muerto de Horacio Quiroga — Turquoise – Blog de Literatura

Bueno, no voy a agregar al comentario que en el sitio citado se realiza mucho más que esto: la narrativa de Horacio Quiroga abarca un amplio espectro de manifestaciones: policial, fantástico, realista; vinculado con lo local regional, lo citadino, lo universal… Lo cierto es que casi nadie ha dejado de leer o trabajar alguno de sus textos en alguna oportunidad y, más allá de que se lo vincule a Edgar Allan Poe porque él mismo manifestaba su interés por este escritor (entre otras cuestiones), es notorio que desconozcan algunos de sus textos más elaborados fuera de los que comprenden Cuentos de la selva o Cuentos de amor, de locura y de muerte: “El llamado”, “El solitario”, “El fantasma”, por mencionar algunos.

El “top ten” entre mis alumnos al elegir un cuento para narración oral y seleccionar uno de Quiroga se encuadra en relatos como “El almohadón de plumas”, “A la deriva”, “El hijo”, “La gallina degollada” (este en especial, justo el único que me resulta “desagradable”, es uno de los preferidos año a año).

Ricardo Piglia y los microrrelatos

     No es fácil homenajear a Ricardo Piglia en este blog en relación con sus microrrelatos porque, a decir verdad, su narrativa (valiosa por muy diferentes razones) siguió otras vertientes.

     En cambio sí podemos decir que en varios escritos entendió muy especialmente las características de este tipo de cuentos y la forma en que esta especie narrativa condensa dos historias a un tiempo en pocas líneas o palabras. En este sentido hay un escrito suyo que, como no correspondería introducirlo por completo aquí, les presento a partir de lo que de él se retoma en una entrada de blog: “Microrrelatos: de la brevedad como una forma del arte”

     También me interesa rescatar un texto que Francisco Rodríguez Criado coloca en Narrativa Breve Como en el caso de muchos otros críticos, teóricos, lectores… encuentra Rodríguez Criado que en textos más extensos se incluyen relatos breves y hasta microrrelatos. En este caso (el texto está enlazado en el link dos líneas más arriba) lo encuentra Rodríguez Criado en La ciudad ausente.

     He dedicado un espacio en Otras miradas  para otros aspectos de la narrativa de Ricardo Piglia. Sin embargo, me pareció necesario hacer referencia a él en este blog por lo anteriormente expresado y porque en las clases en que mis alumnos dedican un tiempo a ejercitar la narración oral nunca falta oportunidad para que aparezca un cuento de él, “Hotel Almagro” por ejemplo.