Liliana Bodoc

AMIGOS POR EL VIENTO     Recientemente fallecida, la escritora santafesina destacó, entre otras facetas, por el interés que despertó parte de su literatura vinculada con el ámbito juvenil (infantil también). Conocí su existencia gracias a un colega y no precisamente por el libro cuya portada aparece más arriba: lo que sí es cierto es que leí en más de una oportunidad esta obra con mis alumnos y se encontraban con parte de lo complejo de la literatura que seduce sin que se sepa por qué y de ese modo quiebra los esquemas en los que las narraciones, la literatura en general, se separan en fáciles o difíciles para pasar a tratarse de otra cuestión donde ni siquiera importa si es cuento, novela, poesía…

     Para muchos de los que lean aquí, para mí misma y para quienes busquen otras lecturas, existen también obras como La saga de los confines, Tiempo de dragones, El espejo africano. Lo que importa es no perder de vista que un escritor tiene varias vetas, ninguna más valiosa que otra.

Anuncios

Mempo Giardinelli (otra representación curiosa de los personajes religiosos)

Acuarela de palabras

El texto de Mempo Giardinelli que recoge Acuarela de palabras (tomado de una nota de Página 12) desliza pocos elementos (pero los necesarios) que nos hacen observar el personaje de Jesús no sólo como la representación de un campesino o pueblerino sino en clave de lecturas superpuestas. Es interesante encontrar adjetivos, comparaciones (Judas…) y otros recursos mínimos que no nos permiten apartarnos de lo que conocemos por el discurso religioso.

¿Tendremos alguna vez el Nobel de Literatura?

Acerca del Nobel

No está aquí la respuesta a la pregunta del título pero sí es interesante observar cómo sucede frecuentemente que Argentina figure entre los candidatos. Es una deuda que no sé si alguna vez será saldada. En todo caso, las novedades que trae ¿Qué leer? no dejan de tener vigencia (aun cuando en este momento en que edito esta entrada el Nobel ya haya sido adjudicado).

La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín trae 300 escritores — QuéLeer

Hay dos ganadores del Premio Hans Christian Andersen, considerado el Nobel de la literatura infantil La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que inauguró ayer su versión 11, este año trae muchas novedades: por primera vez hay un país invitado; los asistentes tienen acceso a un buscador para saber dónde está su libro […]

a través de La Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín trae 300 escritores — QuéLeer

Doble atractivo en este caso: a. recordar que existe un premio de literatura infantil y que lleva el nombre de HANS CHRISTIAN ANDERSEN; b. considerar la fiesta del Libro, en este caso de Medellín, de la misma manera que tomamos contacto con las Ferias del Libro de nuestros propios países.

Mira con otros ojos — Blueberry

Ya habrán visto circular por acá a Benedetti, pero rescato esta entrada de otro blog, donde uno puede encontrarse con la capacidad de síntesis que muchas veces buscamos (en proverbios, poesías…) y que tanto nos aportan cuando expresan lo más íntimo.

 

“De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver cosas que tú no ves. Que te enseñen a mirar con otros ojos.” -Benedetti

a través de Mira con otros ojos — Blueberry

El cuento de la isla desconocida, por José Saramago — Poecraft Hyde

Les comparto este cuento del autor portugués José Saramago. Para quien nunca haya leído este autor notará y posiblemente se le complicará al principio la falta de signos de puntuación aplicados correctamente, característica principal del estilo de Saramago. Aún así se adapta uno rápidamente. Espero que lo disfruten. – El cuento de la isla […]

a través de El cuento de la isla desconocida, por José Saramago — Poecraft Hyde

De paso, que sirva la réplica de esta entrada como un homenaje para un escritor como José Saramago. El texto al que se hace referencia marca una clara diferencia con el estilo de las obras extensas del Premio Nobel.

En este caso, la mayor brevedad en relación con los otros textos, no significa de ningún modo linealidad o sencillez. Lo que quizás parece obvio no lo ha sido tanto si consideramos que hace un par de años atrás se enviaron ejemplares de esta obra a las escuelas para que la leyeran chicos de 13 años. Ojo: sabemos que hay alumnos más lectores de lo que ciertos docentes creen, pero también hemos experimentado (quienes trabajamos en la docencia) las dificultades que pueden surgir en la comprensión lectora de un texto breve; imagínense si además se le suma un juego especial con la puntuación.

En definitiva: un texto que pasa desapercibido por ciertos adultos y también un material interesante para trabajar como desafío a quienes queremos que otros aprendan desde sus propias prácticas lectoras, aun cuando el desafío haya sido apuntalado antes con otras experiencias más ortodoxas.