La tortuga cantora — Martes de cuento

El hombre es quien se obliga a las cosas. No son las cosas las que lo obligan a él.

a través de La tortuga cantora — Martes de cuento

Otro caso más, desde Martes de cuento, relacionado con la entrada anterior. En este caso, y por otras razones, se me ocurrió pensar en un relato de Alejandro Dolina en el que está presente el rol del canto o la música. Lo agrego a esta entrada pero también espero las asociaciones que quieran aportar:

LA ESFINGE CANTORA

Rostro de mujer, alas de águila, cuerpo de león, cola de serpiente. Clásica en su estampa, la Esfinge de Flores se distingue por preferir los enigmas musicales. En las noches oscuras, sale al paso de los viajero y les canta fragmentos de tangos, valses, estilos y pasodobles. La víctima debe identificar cada pieza. Al que no acierta, la Esfinge lo devora. nadie consigue pasar la prueba, pues el monstruo elige canciones olvidadas y es capaz de cantar durante horas hasta provocar el error que justifique su crimen.

NOTA: Manuel Mandeb se jactaba de haber vencido a la Esfinge. Según su dudoso testimonio, una noche fue capaz de reconocer obras tales como “Milonga Fina”, “La Montonera”, “La Canguela”, “Llueve” y “Recordar”. Después cantó él mismo. La horrible criatura no conocía el estilo “Palanganeando” y, en consecuencia, se suicidó. 

Anuncios

3 pensamientos en “La tortuga cantora — Martes de cuento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s