Comentando: El Hombre Muerto de Horacio Quiroga — Turquoise – Blog de Literatura

¡Hola, hola! Ya volvemos a estar a Miércoles y hoy os traigo una reseña o, más bien, un comentario de una historia que he leído recientemente. La pasada semana empecé un curso intensivo (durante el mes de Julio) de cuento corto, para aprender las bases del cuento y poder (por fin) lanzarme a escribir alguna […]

a través de Comentando: El Hombre Muerto de Horacio Quiroga — Turquoise – Blog de Literatura

Bueno, no voy a agregar al comentario que en el sitio citado se realiza mucho más que esto: la narrativa de Horacio Quiroga abarca un amplio espectro de manifestaciones: policial, fantástico, realista; vinculado con lo local regional, lo citadino, lo universal… Lo cierto es que casi nadie ha dejado de leer o trabajar alguno de sus textos en alguna oportunidad y, más allá de que se lo vincule a Edgar Allan Poe porque él mismo manifestaba su interés por este escritor (entre otras cuestiones), es notorio que desconozcan algunos de sus textos más elaborados fuera de los que comprenden Cuentos de la selva o Cuentos de amor, de locura y de muerte: “El llamado”, “El solitario”, “El fantasma”, por mencionar algunos.

El “top ten” entre mis alumnos al elegir un cuento para narración oral y seleccionar uno de Quiroga se encuadra en relatos como “El almohadón de plumas”, “A la deriva”, “El hijo”, “La gallina degollada” (este en especial, justo el único que me resulta “desagradable”, es uno de los preferidos año a año).

Anuncios

Aclaraciones sobre Blancanieves

Aclaraciones sobre Blancanieves

El texto procede de otro blog que todavía no había sido mencionado por acá. Si bien se vincula más con el estilo de Otras miradas puesto que habla acerca del relato tradicional y lo que sucede con las diferentes versiones hasta que la historia ingresa más en el terreno de la literatura infantil desprovista de temas, personajes o situaciones “no tan santas” (así dirían mis padres), todo aquello que se vincule con este universo es más recorrido por un público afín a este blog y considero que podrán apreciar algunos de los aportes que en él aparecen.

Dioses de la mitología griega y romana — Rosas de cada día

a través de Dioses de la mitología griega y romana — Rosas de cada día

A casi todos nos fascinan las mitologías, en este caso griega y romana. Y hemos aludido, pero hay que trabajar más en relación con otras (algunas de ellas presentes en obras literarias actuales, películas, etc. del mismo modo que sucede con las que ahora mencionamos): nórdica, germánica, oriental. egipcia, y por qué no las vinculadas con las vernáculas que solemos denominar provenientes de los pueblos originarios.

El muestrario que nos ofrece la entrada de Rosas de día es, cuando menos, “material de culto” para mis alumnos adolescentes, algunos de los cuales pueden recordar cómo varios de estos personajes se enlazan con historias que ellos conocen no sólo por películas y dibujos animados sino además por sus entrecruzamientos en el animé. Y hay que decir que, más allá de la estética de estas manifestaciones y la posibilidad de que ingresen en nuestro “gusto personal”, varias series de animé aportan interesantes elementos que entrelazan seres mitológicos griegos, romanos, nórdicos, irlandeses, celtas, germánicos… En algún caso entroncan con seres que reaparecen en la literatura de Tolkien y algunos que entroncan con la tradición de El Cantar de los Nibelungos.

Antes de que me olvide: mucho de lo que sabemos de la tradición celta lo podemos ampliar con la página de Irlanda… (figura entre los blogs que sigo y replicada en algunas entradas en este blog y en Otras miradas, mi otro blog) que retoma distintos aspectos de la tradición celta.

Festival de Narración Oral “Eduardo Galeano” — AEDA – Inicio

Qué buena noticia, en estos días nace un festival de narración oral en Córdoba (España) alrededor de la figura de Eduardo Galeano. El festival, que toma el formato de… 129 palabras más

a través de Festival de Narración Oral “Eduardo Galeano” — AEDA – Inicio

¡Cómo me gustaría ver actividades como estas replicándose en Argentina, difundiéndose! Y, de paso, recordándonos a nuestros escritores, pintores, músicos, artistas argentinos y latinoamericanos y europeos y orientales… (se darán cuenta de que tanta “y” no fue puesta al azar).

Como siempre, recomiendo visitar la página de AEDA: nunca pasarán por ella sin detenerse en más de un artículo.

Saltabardales — Martes de cuento

Ciertos saltos, según en qué dirección se dan, permiten llegar a lo más alto.

a través de Saltabardales — Martes de cuento

Y otro ejemplo más de la narrativa que proviene de las raíces populares. No agrego más, so pena de distraerlos de la historia que nos propone Martes de cuento. Eso sí: espero, como siempre, sus aportes (películas, canciones, otras historias… vinculadas con esta).

 

La tortuga cantora — Martes de cuento

El hombre es quien se obliga a las cosas. No son las cosas las que lo obligan a él.

a través de La tortuga cantora — Martes de cuento

Otro caso más, desde Martes de cuento, relacionado con la entrada anterior. En este caso, y por otras razones, se me ocurrió pensar en un relato de Alejandro Dolina en el que está presente el rol del canto o la música. Lo agrego a esta entrada pero también espero las asociaciones que quieran aportar:

LA ESFINGE CANTORA

Rostro de mujer, alas de águila, cuerpo de león, cola de serpiente. Clásica en su estampa, la Esfinge de Flores se distingue por preferir los enigmas musicales. En las noches oscuras, sale al paso de los viajero y les canta fragmentos de tangos, valses, estilos y pasodobles. La víctima debe identificar cada pieza. Al que no acierta, la Esfinge lo devora. nadie consigue pasar la prueba, pues el monstruo elige canciones olvidadas y es capaz de cantar durante horas hasta provocar el error que justifique su crimen.

NOTA: Manuel Mandeb se jactaba de haber vencido a la Esfinge. Según su dudoso testimonio, una noche fue capaz de reconocer obras tales como “Milonga Fina”, “La Montonera”, “La Canguela”, “Llueve” y “Recordar”. Después cantó él mismo. La horrible criatura no conocía el estilo “Palanganeando” y, en consecuencia, se suicidó.