La realidad del mito

Letras & Poesía

Sólo le quedaba un objeto, el último que completara la serie. Antes de irse a dormir los sacaba de su arca y los contemplaba con una devoción extrema. Encontrar la reliquia que le faltaba lo llevaría hasta él. Hacía ya mucho, cerca de un milenio, que toda aquella historia se congeló en el tiempo, como un fósil viviente enterrado en una geoda de amatistas. Su apariencia humana se desvanecía al mirar el brillo de sus ojos en el espejo, sólo ella podía hacer un repaso por su pasado remoto. En tiempos modernos los mismos dioses bajan hasta las calles para caminar entre los “mortales”. Su mito sólo era recordado por estudiosos de la historia y del arte antiguo. Y sin embrago la realidad superaba a toda fábula y leyenda. Las reliquias ya no estaban en las antiguas tumbas de Egipto, sino en los grandes museos de aquella ciudad europea que…

Ver la entrada original 430 palabras más

Anuncios